Tener “Control Mental” significa poder ejercer el pleno dominio de nuestra propia mente, en todo momento, lugar o circunstancia de la vida.

El método de Autoprogramación Mental consiste en sustituir órdenes negativas (que son producto de traumas o malas experiencias de nuestra vida, y que han ido disminuyendo nuestro trabajo, desarrollo o capacidad).

Es el propio hombre quien elige siempre su propia forma de pensamiento o actitud mental. Es él mismo quien determina libremente su manera de sentir y de actuar ante los distintos acontecimientos de la vida diaria.

Todo pensamiento, toda actitud mental (sea positiva o negativa), crea la realidad de su propio contenido, actuando como un verdadero imán y atrayendo hacia la persona exactamente aquello en lo que está pensando.

Ten cuidado porque… 

  • Quien piensa que no podrá, tiene razón, no podrá.
  • Quien cree que algo es imposible, será imposible.
  • Quien repite que siempre le va mal, le seguirá yendo mal.
  • Quien habla de cómo sufre en la vida, seguirá sufriendo.

Lo anterior son actitudes mentales negativas que marcan el destino de las personas en forma negativa. Si esas mismas personas transforman el proceso reprogramando su manera de pensar, se convertirán en lo que piensen.

Los pensamientos de amor generan amor; los de odio generan odio; los de salud generan salud; mientras que los de enfermedad, crean las condiciones para generar enfermedad, se puede convertir con la actitud mental positiva lo débil en fuerte, lo negativo en positivo, etc.. De igual forma, los pensamientos de abundancia generan abundancia, los de pobreza atraen la pobreza…

La metodología para el autodesarrollo mental requiere fijarse metas positivas. Con pensamientos positivos, nos rodeamos de actitudes positivas.

Cada vez se acepta más por la ciencia médica que la enfermedad es el resultado de una desarmonía celular inducida por una errónea actitud mental. Transformando conscientemente este proceso podemos lograr una mejor salud tanto física como mental.

Somos el fruto de lo que hemos pensado y seremos lo que desde ahora pensemos.

Pues bien, llegó la hora de pensar mejor para ser mejores y tener más éxito en la vida. Confucio señaló hace dos mil quinientos años que debemos ser imparciales,  pero jamás neutrales. Son los pensamientos positivos los que permiten la correcta programación mental.

Es importante aprender a controlar y a elegir siempre nuestra propia actitud mental, a seleccionar nuestros pensamientos y a crear nuestras propias condiciones de vida en concordancia con ellos.

Nadie nace destinado para el éxito o fracaso, felicidad o amargura. Todos tenemos las herramientas para superarnos y lograr el éxito en la vida. Pregúntate a ti mismo por qué no puedes hacerlo.

Lee bien lo que viene a continuación: “Es necesario, querer estar mejor”.

Es uno mismo, como persona, el que se complica, al dudar de su propia capacidad para triunfar en la vida.  El éxito en la vida es el resultado de una Actitud Mental Positiva y unas acciones en relación con esa actitud.  

El hombre se convierte en lo que piensa. Hay que estar dispuesto a hacerlo y creer en lo que se hace. Quien piensa que no podrá, que esto no es para mí, que yo no

puedo hacerlo, entonces, tiene toda la razón, será un fracasado porque así ha programado su Mente, y él será el único responsable por actuar como un mal programador de la propia Mente.

Cuánto esfuerzo y sacrificio diario le ha costado a un músico alcanzar la fama, o a una solista de ballet lograr la perfección en la danza, o a un campeón olímpico. Son ocho o más horas diarias durante años dedicadas sólo a su especialidad para lograr la perfección en ella. Cuánto esfuerzo y sacrificio por ser cada día mejor, cuánta renuncia desde niño al abandonar la vida fácil que los demás llevan y dedicar toda la energía a una determinada disciplina.

Para triunfar, lo primero es tener fijada una meta en la vida y, posteriormente, un buen plan de acción. No hay fórmulas mágicas. Hay actitudes mentales que favorecen, o no, las ideas positivas.

Aprender a tener absoluto control sobre nuestra mente implica liberarse de los malos pensamientos, eliminar las preocupaciones, la angustia, etc.; y generar los mejores recursos y las mejores condiciones de vida, en el más amplio sentido de la palabra.

Mis técnicas te ayudarán a sustituir gradualmente lo negativo por programas positivos, que permitirán cambios en tu vida, mejorando la autoestima, la confianza, la fe y el valor para tener éxito.